Jueves vocacional

Noticias

Dar la vida de verdad! Dar la vida de verdad! Lunes, 20 Febrero 2017 Toledo; 20 Febrero de 2017   Queridos amigos del Seminario: Voy a compartir con vosotros...
Torneo de San José Torneo de San José Lunes, 20 Febrero 2017 Ya se respira ambiente de Champions en el Seminario!  Los días 3 y 4 de Marzo tendremos el ...
Nueva Ratio Nueva Ratio Viernes, 20 Enero 2017 PRESENTACIÓN DE LA NUEVA RATIO   El pasado día 8 de diciembre, era firmado el documento...
Convivencia Preseminario Convivencia Preseminario Sábado, 14 Enero 2017 CONVIVENCIA DE PRESEMINARIO AL SEMINARIO MAYOR DE TOLEDO   ¿Te gustaría saber que hacemos...
Fiesta de San Ildefonso Fiesta de San Ildefonso Sábado, 14 Enero 2017 Toledo, 10 de enero de 2017 El Seminario Conciliar de San Ildefonso tiene el gusto de invitarle a...

PRESENTACIÓN DE LA NUEVA RATIO

 

El pasado día 8 de diciembre, era firmado el documento de la Congregación para el Clero que regula la formación de los sacerdotes: Ratio fundamentalis institutionis sacerdotalis. La Iglesia se preocupa de formar las vocaciones al sacerdocio, custodiar y cultivar ese don recibido por algunos miembros del Pueblo de Dios para que sean ministros de Cristo y de su Iglesia, según el Corazón del Buen Pastor. Es su deber y es su derecho, organizar y poner las condiciones que han de tener los sacerdotes en este momento histórico concreto.

El título dado al documento es muy significativo: el don de la vocación sacerdotal. Los sacerdotes son un regalo del Amor divino, que hace de ellos instrumentos de su verdad y de su misericordia. La vocación es un don pues nadie puede merecer ser sacerdote. El don de la vocación exige una respuesta generosa y con voluntad de fidelidad hasta el final. La respuesta a la vocación es posible cuando hay un sujeto capaz de darla con suficiente madurez humana, espiritual, intelectual y pastoral. La vocación sacerdotal es un don que se ha de cultivar a lo largo de toda la vida.

Cierto que tiene sus etapas: un tiempo inicial (el seminario) con su momento propedéutico, al que le sigue afianzar al llamado en el discipulado al Señor, después se ha de configurar el corazón sacerdotal, y por último hacer una síntesis pastoral, pues la vocación es para el servicio y para la misión. Pero al acabar esta etapa inicial, es muy importante ser consciente que se ha seguir cuidando, perfeccionando, madurando el don de la vocación, pues la meta final no es otra que la santidad y total identificación con Cristo. A todos los interesados en este documento y queráis leerlo despacio en sus ocho capítulos, os animamos a que no dejéis de elevar una oración a la Inmaculada y a san José para que no falten los necesarios ministros de su Iglesia, y que aquellos que ya han sido llamados perseveren fielmente hasta el final.

(Para descargar pulsar en el link)

files/El-Don-de-la-vocacin-presbiteral-1.pdf

Carta Rector
 

Otras páginas de interés

Contacta con nosotros

SÍGUENOS

Estamos en redes sociales. Siguenos y mantén el contacto.